?

Log in

No account? Create an account
January 2011   01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31
Star Trek

Los relojes en la madrugada son relojes de andén

Posted on 22.09.2007 at 17:26
Mi estado es: drainedEscuchando mucho
Escuchando: Les Miserables - At the end of the day
Tags: ,

    Estaba afanado en intentar escribir algo. Cuando uno se afana, las cosas empiezan a salir torcidas y rígidas. Me cogió Darmok por banda como hace ya tiempo que no me cogía y me contó lo siguiente, no ya en forma de cuento, sino directo como las trayectorias descritas por los cuchillos de esos artistas de circo que aciertan entre la entrepierna de un tipo apoyado en una madera:

    Casi todo en esta vida es más fácil verlo desde un extremo. No sé lo que ocurre en otras vidas, pero en esta es así. Nos vamos a lo fácil, y para convertir la realidad en algo sencillo eliminamos información. Al final elegimos la versión que más nos gusta, la adornamos para que sea la mejor y nos olvidamos de las otras. Si nos gustan dos, las mezclamos y hacemos una super-versión. Pero, amigo, siempre hay dos caras como mínimo, blanco y negro. Y al igual que en la fotografía, cuanto mayor sea la escala de grises más detalles se decubren y más único se hace un asunto.

    Coge un tren y súbete durante seis horas de viaje.

    Puedes ver velocidad y paisajes estáticos que dejas atrás entre la niebla, mojados por la lluvia o tostados al sol, mientras tú estás siempre a la misma temperatura y sentado. El hombre ha triunfado sobre lo que le rodea.

    Pero puedes ver edificios con menos de cincuenta años de antigüedad abandonados y estaciones en uso pero roídas por el tiempo, al pie de una vía por la que circula un tren ensamblado hace tres años. Suele ocurrir que alguna de esas moles tienen las puertas rotas y que a lo mejor te recuerden a bocazas que gritan algo que debe ser importante por su tamaño, e imaginable fácilmente. Y si pasas por una estación de noche, comprenderás por qué Ramón Gómez de la Serno dejó escrito que las madrugadas suenan y huelen a andén. No se para el hombre por nada cuando puede avanzar.

    Pero puedes ignorar la ventana y centrarte en un vagón lleno de chicas guapas. No todos los días se ve un vagón así, un vagón kinder-sorpresa. O aunque esté lleno de niños gritones que juegan en el pasillo y dan por saco a todos los viajeros, aunque especialmente a tres: un barrigón que les mira mal y dos señoras que al principio aguantan bien pero que al final terminan recriminando a sus padres una actitud supuestamente muy pasiva. Al hombre aún le queda mucho por aprender en sus relaciones.

    Pero si optas por no salir de tu mundo te puedes zambullir en el libro que tienes en tus manos, lo más parecido que tenemos a un agujero de gusano por el momento. El traqueteo monótono te ayudará a estar leyendo todas la horas seguidas que hagan falta, exceptuando las visitas al baño y las paradas en las estaciones. Te creerás la historia que te cuentan página tras página hasta casi haberla vivido, y si no lo haces puesdes encender el MP3 y mirar por la ventana sin ver nada. El viaje en tren será nada, sólo existira durante veinte o veinticinco minutos. El hombre puede ignorar lo que no le interesa, aún cuando tiene la mayor importancia de cuanto está haciendo en ese momento.

    Pero puedes optar por no olvidar que tu culo va a pasar seis horas recorriendo 160 kilómetros cada hora a sesenta centímetros de dos raíles, cientos de miles de traviesas y millones de piedras de balasto, y que un pastor al mando de un rebaño de 216 ovejas y tres perros, 25 niños en la parte de atrás de un coche, 74 aldeanos, 389 acompañantes, dos familias de tres miembros en un barco, seis jefes de estación, 400 personas en un tren en dirección contraria... que todos ellos van a verte llegar y marchar, y tú sin conocerles. La de estupideces que habréis pensado entre todos en un solo día. Somos muchos hombres, y cada uno tenemos nuestras cosas que hacer.

    Optes por lo que optes, habrás eliminado la información que otro usará para construir su vida.

    Dicho lo cual Darmok esbozó una mueca que pretendía ser una sonrisa, y me dijo que si aparte de mi versión comienzo a intuir la de los demás casi podría tener acceso a muchas vidas... "¿Te das cuenta? Como mínimo puedes saber que el tipo que tienes en frente o al lado puede estar pensando algo completamente diferente pero completamente lógico a la vez. De hecho es posible que eso otro lo hubieras vivido tú, mendrugo. Así que no lo olvides".

    Bueno, si alguno de vosotros lee esto y ha viajado en tren últimamente, podéis dejar un comentario sobre vuestra versión. Si me llamara targaryen me podríais exigir a cambio del comentario un pequeño microrrelato de calidad relacionado. Pero tengo un nombre que evoca viajes a velocidades mucho mayores que la de la luz, así que se me presupone una capacidad de huída igual de rápida. Vosotros veréis :) ¡Saludos!

Comments:


Se dijo el (Anonymous) at 2007-09-25 08:26 (UTC) (Enlace)

Ely

Me ha encantado el relato. Pero en mi caso tendrían que ser viajes en Guagua. O en avión. :D Cuando viajo en avión, antes de ponerme en la cola para embarcar, siempre pienso que el avión va a estar casi vacío. ¿Quién va a ir a Madrid un miércoles, por ejemplo, desde Gran Canaria? Pero pocas veces he estado en un avión casi vacío. Sería muy interesante preguntarles a los pasajeros por qué cogen ese avión. Seguro que habría historias muy interesantes.
Warpengine
Se dijo el warpengine at 2007-09-28 20:45 (UTC) (Enlace)

Re: Ely

Juas! Eso mismo pienso yo a veces. Pero este año debo llevar ya unos 20 vuelos cogidos, y sólo me ha pasado en uno. Para que un avión despegue sólo con 15 personas a bordo tienes que irte un lunes de Madrid a San Sebastián a las 6:55 de la mañana. Por cierto, perdona que haya tardado tanto en responder, pero he estado fuera, como siempre :)
Previous Entry  Next Entry